lunes, 28 de octubre de 2013

La experiencia Goethe-Institut Mexiko/ Klika (IV). "Café Müller" (Pina Bausch, 1978).


Este mes encontré en la videoteca del Goethe-Institut Mexiko "Café Müller", una obra de danza de Pina Bausch, la exponente central de la danza neo-expresionista alemana conocida como "Tanztheater" (danza teatral). Bausch nació en 1940 en Solingen, una ciudad del oeste de Alemania, durante la segunda guerra mundial, comenzó su formación dancística (Tanzausbildung) a los 14 años con Kurt Jooss, un significativo representante de la danza alemana moderna (deutschen Tanzmoderne), cuya pedagogía combinaba el espíritu libre (Freiheitsgeist) de la danza revolucionaria (Tanzrevolutionäre) con los fundamentos del ballet. En 1958 Bausch se dirigió a la Juilliard School of Music en New York, ciudad considerada como la meca de la danza, con una beca del Servicio Alemán de Intercambio Académico (Deutschen Akademischen Austauschdienstes). En la Juilliard School, Bausch es alumna de Antony Tudor, quien la invita a participar en el Metropolitan Opera. Dos años después, Bausch regresó a Essen, Alemania, para bailar obras antiguas y nuevas de Kurt Jooss en el Folkwang-Ballett. En el estudio de danza (Tanzstudio) del Folkwang-Ballett, Bausch elabora su primera coreografía "Fragment", recibiendo el primer premio en el concurso coreográfico de la ciudad de Köln. En 1972, Bausch fue nombrada directora del Wuppertal Opera Ballet que bajo su dirección inició una revolución internacional en la danza. Entre las obras más conocidas de Pina Bausch se encuentran Café Müller (1978), Arien (1979), Viktor (1986), Danzón (1995), Nefé´s (2003) y Vooomond (2006). Pina falleció en el 2009 en Wuppertal, Alemania, a la edad de 68 años.






En Café Müller podemos apreciar elementos centrales de la danza de Bausch, los movimientos bajo la música de Henry Purcell expresan una profunda melancolía, el anhelo de encontrar al otro cuando sólo se encuentra el vacío, la lucha de cuerpos que se buscan pero que son arrojados con desesperación, una soledad hiriente que exhibe nuestra fragilidad, los espacios insuperables entre las personas, el sentirse extraviado, desnudo, solo. En el libro "Café Müller: A Piece by Pina Bausch", Hoghe describe sintéticamente en un pasaje lo que esta obra expresa, termino este comentario con mi traducción del mismo:


"Eine Liebesklage. Sich erinnern, bewegen, berühren. Haltungen einnehmen. Sich entblößen, gegenüberstehen, aneinander abgleiten. Verlorenes suchen, Nähe. Sich auf Händen tragen. Gegen Wände laufen, werfen, stürtzen. Zusammensinken und aufstehen. Wiederholen, was man sah. Sich an Vorbilder halten. Eins werden wollen. Auseinander genommen werden. Sich umarmen. «He is gone». Mit geschlossenen Augen. Aufeinander zugehen. Sich spüren. Tanzen. Verletzen wollen. Schützen. Hindernisse beseitigen. Menschen Raum geben. Lieben".


("Una queja de amor. Recordar, moverse, tocarse. Tomar postura. Desnudarse, colocarse en frente. Buscar lo que se ha perdido, proximidad. Tratarse con mucho cariño. Correr contra las paredes, arrojarse, caerse. Desplomarse y levantarse. Repetir lo que uno ha visto. Considerar el modelo. Querer ser uno. Tomar separadamente. Abrácese. «Él se ha ido»». Con los ojos cerrados. Acercarse uno al otro. Sentirse. Bailar. Querer herirse. Protegerse. Eliminar obstáculos. Las personas dan espacio. Amar").



Fuentes:



Café Müller: A Piece by Pina Bausch, L’Arche Éditeur à Paris, Tous Droits Réservés, 2010.




Servos, Norbert. Pina Bausch. Tanzend vom Menschen sprechen.(http://www.pina-bausch.de/pina_bausch/index.php?text=lang).


José Lira, 2013.